MAITE ISSA_3_300ppp (1)

Amar el dinero y ser ecológicas sin sentirnos culpables

¿Es realmente posible amar el dinero sin que nos invada un sentimiento de culpabilidad? Este es un dilema que muchas personas enfrentan en su búsqueda por la riqueza y la prosperidad. Por eso hoy quiero abordar esta cuestión que yo misma transité y de la que he aprendido muchísimo para brindarte una visión que te ayudará a cambiar tu relación con el dinero.

Amar el dinero: conflicto entre el dinero y la culpa

A menudo, se nos enseña que el dinero es la raíz de todos los males o que amar el dinero es algo inmoral. Estos prejuicios y creencias limitantes pueden dejarnos atrapadas en un ciclo de autosabotaje financiero. Pero la realidad es que el dinero es una herramienta, y como cualquier otra herramienta, su impacto depende de cómo lo usemos.

Reevaluar tu relación con el dinero

Para amar el dinero sin sentirte culpable, es esencial reevaluar tu relación con él. Comienza por comprender que el dinero es una energía neutral, sin juicio moral. Son nuestras acciones y la intención detrás de ellas las que pueden ser moralmente evaluadas.

En lugar de centrarte en despreciar o amar el dinero, enfócate en tus intenciones y acciones. Pregúntate a ti misma cómo planeas utilizar el dinero: ¿es para proporcionar seguridad a tu familia, perseguir tus pasiones, ayudar a otros o lograr tus sueños? Cuando tus intenciones son positivas y alineadas con tus valores, no hay razón para sentirte culpable por amar el dinero.

La importancia de abrazar la prosperidad y la abundancia

En lugar de amar el dinero, busca amar la prosperidad y la abundancia que puede traer. Visualiza un flujo constante de dinero que te permite vivir la vida que deseas y contribuir al bienestar de otros. En este enfoque, no estás amando una suma de billetes, sino la libertad y las oportunidades que el dinero puede ofrecer.

Ámate a ti misma y sé auténtica en tu relación con el dinero. Si deseas la riqueza, admítelo sin culparte. Abrazar tus deseos financieros y alinearlos con intenciones positivas te permitirá amar el dinero sin sentirte culpable.

El gran dilema: ¿Es posible ser rica y ecologista a la vez?

Amar el dinero sin culpa es posible cuando comprendes que el dinero en sí mismo no es ni bueno ni malo. Depende de cómo lo uses y de tus intenciones. En este contexto, existe una creencia limitante que afecta al dinero y a la sostenibilidad: creer que ser ecologista no es compatible con la riqueza. 

Hemos crecido escuchando frases como “el dinero solo trae problemas” o “los ricos son malos”. De esta manera, hemos asociado que, si somos ricas, no podemos adentrarnos en causas sociales o que, si somos ricas, estaremos dejando de lado nuestros valores, y nada más lejos de la realidad. Como bien argumenta en mi episodio del podcast Margaux Maugeais, fundadora de Kananda, una consultoría de sostenibilidad que ayuda a las empresas a transformarse para estar en armonía con las personas y el planeta y crear un futuro deseable, se puede contribuir a cuidar y mejorar el medio ambiente siendo rica. De hecho, muchas personas ricas han utilizado su influencia y recursos para contribuir significativamente a la conservación ambiental y la lucha contra el cambio climático. Algunos ejemplos son Yvon Chouinard, CEO de Patagonia, y Kristine McDivitt, viuda de Doug Tompkins.

Margaux es el claro ejemplo de cómo el éxito empresarial y la sostenibilidad pueden ir de la mano. Logró un crecimiento significativo en su consultoría de sostenibilidad, lo que demuestra que las empresas pueden prosperar al adoptar prácticas respetuosas con el medio ambiente y socialmente responsables. Y, por supuesto, que ser rica es compatible con todo lo que tú quieras. 

Recuerda que el dinero es un medio, no un fin en sí mismo. Amarlo es amar las posibilidades que puede ofrecer, y eso, Manifestadora, es un acto de amor propio.

Si deseas explorar más sobre cómo mejorar tu relación con el dinero y abrirte a la prosperidad, te invito a “Eres un imán para el dinero”, donde podrás eliminar esas creencias limitantes que te impiden vivir la vida de tus sueños y mucho mucho más. Esta formación ya ha cambiado la vida a miles y miles de mujeres como tú.  

Y es que el dinero es energía y, como tal, tiene que fluir. No permitirlo es uno de los mayores errores de la abundancia. 

Amar el dinero y ser ecologista es posible si sabes cómo, Manifestadora. ¿Empezamos a hacerlo?🌿💕

Picture of Maïté Issa
Maïté Issa

Coach Experta en Manifestación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos

Scroll al inicio